Miró por la ventana de nuevo, y unas cuantas veces más. Dejaba notar una leve obsesión con el estado del tiempo. Otra tarde gris, otra como tantas. Respira hondo, muerde sus labios. Josefina esperaba una señal absurda, absurda como ella misma.
Dibujó con su boca: "Amor es incertidumbre".

miércoles, 12 de julio de 2017

Es más fácil de lo que creía accionar y no reconocerme en ello. Verborragia o impulsividad, llamalo como quieras. O vivir de las emociones. Pero ahí, donde me veo y soy, acá en este lugar apacible, prefiero quedarme donde me quiero tanto que no me dejo llevar por un hilito de pensamiento insignificante. De mis convicciones creé esto a lo que hoy le llamo "vida". El lugar donde soy feliz, donde sonrío, donde soy. Este lugar donde Eugenia sintonizó su tranquilidad, eso que busqué y deseé fuerte, y hoy es realidad.

viernes, 26 de mayo de 2017

Todo este dolor, no sé bien dónde empezó pero necesito que se termine en vos.

martes, 16 de mayo de 2017

El pecho se me hunde.

Yo no puedo superarte.
Yo no puedo perdonarte.
Yo no puedo recordarte sin dolor.
Yo no puedo.

Y te sigo soñando.
Siempre el mismo sueño.
Más hoy,
Más en el futuro.
Siempre lo mismo:
Vos volvés.

Explicame porqué
Después de todo el dolor.
Si vos me hundiste el pecho.
Yo no puedo olvidarte.

Explicame porqué
Vos seguiste con tu vida
Y yo te sigo soñando.
Vos hiciste como si nada
Y yo tuve que empezar de nuevo.

Explicame porqué
Yo no puedo
¿Porqué siento que me quedé sin nada?
¿Porqué vos te quedaste con todo?

lunes, 8 de mayo de 2017

Mi boca que te devora.
Hambrienta de dolor.
Morderte hoy y mañana.
Perderme en vos.
Peligrosa mi boca,
para el que ignora el peligro.
Me pediste que te coma,
pero te escapas.
No le pidas a mi boca,
lo que no querés dar.

lunes, 24 de abril de 2017

No vas a tardar mucho en darte cuenta de que soy una contradicción, mi amor.

Quemarnos, mi amor.
Quemarnos sin parar.

Hoy te vi y casi me quedo sin aire.
Aire,
Tiempo,
esas cosas que no reconozco
importantes
hasta que me faltan.
Digo tiempo porque pareció que no había pasado ni un segundo desde ese día,
la última vez que te vi,
la vez que te fuiste.
¿Cómo no odiar los domingos?
Despertarme es tan peligroso.
La posibilidad de encontrar algo que me ponga los pies sobre la tierra,
o algo que me lleve a la realidad,
o saber la verdad.
La verdad de la verdad era que me estabas engañando, de nuevo.
Eso supe ese domingo.
Supe que era infinito el camino de tus mentiras.
Supe que lo único que tenía fin era lo nuestro.
Conocí un límite, de esos que no abundan en mi vida.
Un puto límite, que me cayó de afuera.
Hoy te vi y me faltó el aire.
Pienso en cómo hacer para no volver a verte.
Vuelvo a pensar en mis límites.
El amor nuestro, ese inútil, ese los tuvo.
El amor que me tengo, ese precioso regalo que me di a mi misma
el día que te fuiste,
ese es eterno.

jueves, 16 de marzo de 2017

No lo pienso angustiosamente, solo lo pienso, en los ratitos que me quedan libres y locos. Porque hay que seguir, a pesar de todo lo que pasa, y mejor si seguimos sin mirar. Sin mirarnos.

domingo, 12 de marzo de 2017

Abro los ojos en la hora triste, y ahora no solo la hora está triste, yo también.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Estar cansada y mojada

sábado, 18 de febrero de 2017

Absurda la búsqueda sin razón, la búsqueda que no busca nada y que busca todo. Absurda yo, siempre yo, que sin saber, salí al mundo con inocencia ridícula y cliché. ¿Me gusta el dolor? No encuentro otra explicación.

jueves, 9 de febrero de 2017

Ahí, en el absurdo de tus sábanas blancas sin explicación.
La luz de la mañana que entra por la ventana,
Mi vergüenza mal disimulada
Tu sonrisa que envidio.
Ahí, los lugares ridículos en los que vivo
¿Los extraños son amantes que se conocen de más?

sábado, 28 de enero de 2017

Volví a varios lugares que nos habían visto. Testigos silenciosos de eso que no podíamos explicar, pero sentíamos. La incompatibilidad y la pasión, el amor tan confuso, el que te invade todo el cuerpo y te destruye de a poco.
Nos vi de nuevo, siendo nosotros, lo peor para el otro, la locura y la ira. Nos vi también deseosos de ser felices juntos, un imposible que hoy solo puedo entender y aceptar. Necios.
Aprendí, que arruiné todo un poco cada vez que quise que seas otro y diferente, y también aprendí que vos te subiste a esa empresa porque querías ser mejor. No es la culpa de nadie.
Aprendí que la intolerancia mata.
Aprendí que siempre tuviste un pie afuera, que yo siempre estuve demasiado adentro. 
Aprendí que el "nosotros" me comió entera y que el "yo" a vos te obcesionó.
Aprendí que no puedo ser feliz con vos, no entiendo porqué, pero que tengo que aceptarlo.
Te perdí. Siento que lloraré siempre algunas lagrimas cuando te recuerde, cuando pase por eso lugares que vimos juntos, de la mano, yendo en contra la corriente. 
Pero aprendí, por lo tanto gané algunas cosas que son más fuertes que vos, más fuertes que vos y yo, muchísimo más fuertes que nosotros.
Quiero amarme a mi, quererme mucho mucho y abrazarme, quererme tan fuerte para consolarme. Quiero dejar de querernos como alguna vez lo soñé, quiero que deje de doler.
Quiero que la parte de mi que siempre me traiciona, esa que te espera, se vaya apagando, se muera.

viernes, 27 de enero de 2017

Yo para vos soy desechable
Y el desamor es esa cosa
Que me vuelve loca e inestable.

viernes, 13 de enero de 2017

¿Porqué no me pudiste querer bien?
¿Porqué me dejaste a la deriva
En este mar de tiburones?
Todos quieren un pedazo de mi.
¿Porqué no pudiste valorarme?
¿Porqué me dejaste tan sola
Para que me devoren?
Todos quieren algo de mi.
¿Porqué no pudiste quedarte?
¿Porqué me dejaste indefensa
Como carnada?
Ya no queda más de mi.

lunes, 9 de enero de 2017

Algo duele.
Ser siempre la cuerda
La que pone el orden
Y le da un fin.
Algo duele.
Aún cuando quiero no sentir
Desearía ser la loca
Hacer tanto por tus palabras.
Algo duele.
No sé si es verme inmutable,
Ante tu sincericidio,
Porque ya nada duele,
Porque duele todo.
Algo duele. Eso lo sé.
Pero no lo identifico,
Ya no sé verte.
En agosto me olvidé del amor,
Dejó de importarme.
Convertido en accesorio
Inservible.
En septiembre me enojé
Y vi cada tremendo error,
Cada visceral puñalada,
Todas las que me clavaste.
En octubre me olvidé de tu nombre,
Dejé de soñarte.
Extrañeza inmemorable.
En noviembre respiré,
Volví a sentir el ridículo aire.
En diciembre colapsé,
Me mentí, pero de una manera diferente.
Vos también me mentiste,
Pero eso no es una novedad.
Eso es tu vida.
El hoy es absurdo.
No merece descripción.
El hoy es verborragia, de parte de los dos.
El hoy es confusión,
Deliciosa confusión
Para quien sabe dónde está el suelo.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Si me preguntaras hoy, te diría que los problemas los creó el viento. Te diría que no entiendo la distancia que se creó entre nuestros labios. Te diría que no se deja de amar nunca. O que las promesas de color azul no se rompieron. Porque tu ausencia fue un espejo. Porque me vi y era chatarra, y tuve que encontrar el valor que nadie te da, ese que solo podemos regalarnos nosotros mismos. Te diría que de todo aprendí algo, pero que hay cosas que no cambian: la fascinación, o hechizo, llamalo como quieras, o eso que es improbable encontrar, eso que se siente y no se entiende.

lunes, 1 de agosto de 2016

Mis dedos no llegan, ya no te tocan. Desde lejos y asustada, con tristeza y dolor, todavía te amo. Pero toda esa angustia se entrelaza con mi columna vertebral. A veces me obliga a caminar erguida, otras me encorva como a un bicho bolita. Todo ese sufrimiento me aleja día a día aún más de vos. Todo este sufrimiento no me deja respirar, no me deja ser. Ya no sé qué queda de mi, menos qué quedará. Solo sé que el huequito en mi alma solo puede volverse más profundo, solo puede empeorar. En el espejo no hay reflejo, en mi boca no hay apetito, en mi mente no hay deseos. Me he convertido en un ser inanimado, sin razón para existir. Por momentos no siento nada, por momentos siento todo. Y ya no sé, no sé nada y no creo en nada, Porque soy la nada que quedó después de quien tenía el poder decidió. Hoy soy la nada olvidada, traicionada, humillada, desvalorizada, abandonada. Eso. Nada.

domingo, 21 de septiembre de 2014

soy ceniza
la nada misma
y las caricias me duelen
porque no te puedo decir adiós

lunes, 26 de mayo de 2014

Estoesparasiempre
Mentirte o decir que cambió,
que no siento tu bísera mirada violándome
o que no te busco.

No estás.
Si, lo sé, no estás.
No estás porque te fuiste,
el que eras huyó,
y esa versión tuya que me desgarró...

A veces extraño que seas mi razón.
La sudestada te llevó.

domingo, 29 de julio de 2012

Me confieso,
me gusta jugar este juego.
Derretirme en tus pensamientos.
Volverme polvo entre tus manos.

Me confieso,
me gusta esconderme todo el tiempo.
Ser nada.
Ser todo.

lunes, 18 de junio de 2012

¿Vos también sos de tiza?

miércoles, 23 de mayo de 2012

llueve y no entendes que yo estaba empapada desde antes
y que yo quiero quedarme donde mas pueda resguardarme de...

Vos, vos estas tan ciego, y yo estoy tan cansada
estar cansada y mojada.
Y el enojo trepa intrepido,
y aunque yo quiera correr,
me (per)sigue(s)...

Ojalá pudiera recordar o recordarte
o no sé qué,
porque sos vos el que no corre
cuando grito
cuando no puedo respirar,

pero también vos sos el mismo
del que me tengo que cuidar.


viernes, 27 de abril de 2012

No ay...    aire.
No ay cielos que cubran el espacio que dejaste

No encontrarte es un desgarrro dentro de mi.
No sentirte es una locura que me persigue
hasta nuestra cama.

Nuestro, nuestra, si no estás
No ay      NADA.

viernes, 10 de febrero de 2012

Té de tilo porque te extraño.
Sueños de apaciguar.
Esperanzas regalan tranquilidad.
Mio, solo mio.
Querer quererte mejor.
Querer tomar un té de tilo
con vos.
Aun si no te encuentro,
tomarte en la distancia,
beberte apasionada.
Dentro mio,
quizás no te extrañe más.
Té de tilo porque te quiero,
porque no quiero quererte más

lunes, 6 de febrero de 2012

¿Qué existe entre el aire y yo?
¿Cuántas locuras pensás escupir en la sala?
Te juro que quiero creer en tus ojos,
en tus halagos interminables.
Te juro que quiero entrelazar tus días con los mios.
Solamente no creo que entiendas lo que significa tener miedo,
lo que significa ahogarse aun cuando hay aire.
Porque entre el aire y yo, estás vos.
Porque mi sed es insaciable.
Porque no quiero oxidarte.
Perdón.
Adiós.
Perdon
mi amor.

domingo, 29 de enero de 2012

Soñar despierta.

jueves, 26 de enero de 2012

Intentar convencerte de que la vida conmigo es mejor, que se yo. Locuras, locuras. Prestarte mi espalda para que la beses, mi piel para que la acaricies, mi boca para que juegues. Tuya, solo tuya. Libre, solo libre. Mentiras, falsedad, y todo eso que oculto está detrás de mis rulos que ya no sonríen porque se cansaron de insinuarse, buscar complicidad. Corrí por mucho tiempo, es hora de descansar.

domingo, 8 de enero de 2012

Respira. Para eso dicen que está el aire.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

-Perdón por tanto drama. Sabés que no me gusta hablar de lo que pasó, y hablar tanto hoy me puso sensible.
Admito que me gustaría dormir con vos, que quieras dormir conmigo. Pero lamentablemente no porque seas vos. Alguien, ¿sabés? Alguien que duerma conmigo. Y al mismo tiempo es tan horrible que no importa quién sea, ¿sabés?
Odio que la única persona que me entiende esté tan lejos mio, que se haya ido, y que se empeñe cada día en irse más lejos. Mañana se va al sur, ¿entendés? Te vas al sur.
I'm a mess. Quiero que corras, que corras rápido. Quiero que seas feliz. Quiero que sigas jugando a la Escondida por mi.
Eso. Dejar de intoxicarte.-

jueves, 1 de diciembre de 2011

Pedirte que dejes de hacer pocitos en mi pecho.

viernes, 25 de noviembre de 2011

¿Cómo te explico que soy mala?
No te merezco, mi amor.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Pensar en cuál era la necesidad de que te sientes a tal distancia de mi. Siempre fuiste un bicho más raro que yo, y eso es mucho decir. O porqué te empeñaste con tanta fuerza en meterme dentro de tu burbuja idealista, para hablarme de filosofía, de inútil metafísica. Yo no escapé porque trabaste la puerta del auto, ¿o porqué me quería quedar? ¿Siquiera tendrá sentido pensar? Quizás será mejor que volvamos a correr por los bosques de Palermo, a buscarnos entre los árboles, o debajo del agua, o entre los patitos que enamoran. Quedémonos en casa mejor. Prometo cerrar los ojos. Prometo esperarte toda la vida si eso es lo que te tomará volver. Porque vas a volver, ¿no? O yo ya no entiendo nada, o yo estoy mezclando todo.
Ahora ya no tenés un pretexto
una razón que te impida gozar.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Like a ghost
           you're a fucking ghost, 
                   and all we need is to remember  
                                               why I let you go.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Para verte yo escribo.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Con un nudito en el estómago yo vivo .

domingo, 23 de octubre de 2011

Ella se está consumiendo de nuevo, y nadie parece percibirlo. Ella se prepara para saltar, y no hay quien la sostenga. Ella se va rindiendo ante los ojos de él, y pareciera que no queda nada por hacer.
Mientras tanto, su mirada es impredecible, casi imposible, saber que imagen se está posando en su mente. Se niega a aclarar qué es lo que está sintiendo, se resiste a la presión de explicar porqué su sonrisa no se puede desdibujar, a pesar de que pasen las horas.
Se miran, rien por dentro y por fuera, se acarician, se besan.
Mientras tanto, cae entre sensaciones inexplicables, las ignora, dispone su mente en blanco. Se muestra vulnerable, por dentro teje una coraza impenetrable. Se deja sentir.
Sus ojos se posan fijos, unos en los otros. Nada y todo se explicita. Segundo a segundo, el ambiente desaparece. Ella entra en conciencia: con él, no necesita explicaciones. Sus besos quizás puedan curarlo todo.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Que mal me hace recordar.

sábado, 15 de octubre de 2011

Garota de Ipanema


Olha que coisa mas linda
mas cheia de graça
é ela menina
que vem e que passa
num doce balanço a
caminho do mar.


Moça do corpo dourado
do sol de Ipanema,
o seu balançado
é mais que um poema,
é a coisa mais linda
que eu ja vi passar.


Ah! Por que estou tao
sozinho?
Ah! Por que tudo é tao
triste?
Ah! A beleza que existe,
a beleza que nao é
so minha,
que tambem passa
sozinha.


Ah! se ela soubesse que
quando ela passa
O mundo sorrindo
se enche de graça
E fica mais lindo
por causa do amor.
Yo me quemo. Yo me quemo y él me da un besito. Me da un beso y yo me sano. Me sano y me vuelvo a quemar. Pero él me besa, y por un segundo.. 
Soñemos como niños chiquitos. Tantos lugares para visitar. Y nuestros pies no se están moviendo. Y nuestros sueños viajan por el mundo, y nosotros los vemos nadar, volar, caminar, de la mano, abrazados. Quizás debamos parar. Nadie quiere volver de tantos sueños. O quizás debamos irnos de verdad, preferentemente no volver nunca más.
Odio que hagas que todo parezca tan simple, mientras dentro de mi cabeza hay millones de piolines enredados. No te sientes a desenredarme el pelo, yo sé que no querés estar toda la vida aquí sentado. Vuela, corre, nada, sin mi.
Ahora si, mis pies se están moviendo. Yo solita estoy escapando, y estás mirándome, como me hago un puntito en el horizonte, y no te culpo por no seguirme, nadie quiere saltar.

miércoles, 12 de octubre de 2011

1, 2, 3, 4, 5 demons,
Making me insane.
1, 2, 3, 4, 5 demons,
Pulling my hair.
Please stop pulling my hair

viernes, 23 de septiembre de 2011

Alguien hace varios años me dijo que mis letras eran peligrosas: 
Peligrosas y lastimosas. Lastimosas que causan dolor. Dolor que se desparrama
en esta casa. En casa decidimos no hablar, pero si hablamos es en la cocina.
En la cocina me siento a escribir letras
peligrosas. 
Peligrosas y lastimosas. Lastimosas son las palabras que por artificio quieren lastimar. Lastimarme se volvió tan fácil cuando hace varios años me dijeron que mis letras eran
peligrosas. 
Peligrosas y lastimosas. Lastimosas y que causan llanto. En llanto me hablaste
para pedirme que no escribiera más. Más no podría vivir sin mis frases engorrosas,
 o sin mi cabeza de literata. Literata desearías que no fuera para que con letras
no te pueda lastimar.
Lastimarte nunca fue mi intención y aún así, al parecer, mis letras son
peligrosas. 
Peligrosas y lastimosas. 
Lastimosas como el mar.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Libertad. Podés correr para cualquier lado si querés. No te voy a (per)seguir. Y acá no ha sucedido nada. Cuando vuelvas a casa quizás con los ojos abiertos puedas ver un poco. Las paredes muy rojas chorreando. Ceguera. O nunca fuiste quien yo creía. Entonces prefiero verte desde lejos cómo corrés para cualquier lado, cómo te chocás con la "realidad", cómo te mentís a vos misma en la cara. Cuidado con lo que deseas. Sobre esta superficie empedrada ando descalza para ver sangrar mis pies al final del camino porque sé que me lo merezco. Ahora me avergüenzo sin sentido, me paseo en pensamientos derivados de tus palabras que se metieron, explosionaron dentro. Roto, rota. Trozos irreconocibles. Pero hoy_ y nunca más_ dejaré que vengas a pegarme pedacito a pedacito, encastrarme de a poquito. Quiero estar sola, incompleta, sin vos. Porque nuestro complemento ya no existe. Público-privado-íntimo. Ya lo sé. (¿)Esto es lo que querías(?) Yo quiero irme tanto como vos. Vos y yo éramos tan incomprendidas. Pero no. No. No quiero. No voy a escuchar más nada. Yo voy a observarte mientras corrés para cualquier lado. Y voy a llorar toda la eternidad si es necesario. No por haber errado, sino porque no te reconozco. Voy a seguir mirándote hasta que seas una manchita en el horizonte, y no voy a poder parar de preguntarme quién sos. 

martes, 20 de septiembre de 2011

No suelo ser conformista 
pero en tiempos difíciles 
supongo que algo vale que me hagas en la distancia sonreír.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Acabar prefiriendo que no me sonría.
Demasiado peligroso.
Puedo enamorarme.

Acabar jalando mi pelo entre agonía.
Demasiado engorroso.
Puedo enredarme.

Comenzar por el final
o terminar por el principio.
Enloquecida en lo banal,
desconociendo lo esencial.

Nada me cega tanto como tu colosal
manera de ser artificio existencial,
innecesario y accidental,
lamentablemente tan real.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Lo hay. Hay otro mundo, lejano a la tediosa rutina, la velocidad incesante, la maldad curtida, cocida por dentro. Si, bueno, quizás solo dentro mío lo hay, y eso me debería bastar. Entretejiéndose entre camaradería atrapante, soledad agradable, melodías compasivas que te abrazan con ternura. Amor, amistad, abundancia en demasía. Un arcoíris pincelando el espacio, y no, no hay negros; porque el negro solo existe cuando tropiezo de nuevo, y los autos intentan chocarme, y caigo rápidamente, y quedo tirada, y las gentes no se acercan a ayudarme, pasan por encima mío, pisan, aplastan; y solo luego de un rato, en carne propia, carne viva, puedo sentir como la realidad golpea terriblemente fuerte sobre nuestras vidas, que al final, sos tan solo una vida, que se aleja, se disipa, se escurre, se pierde, se... muere.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Soñar despierto.
Nuestra cocina es de color amarillo,
nuestro cuarto es azul
y hay ventanales grandes,
entra la luz,
y hacemos el amor todos los días.
Yo te cocino rico
y vos cuando podés,
me llevas el desayuno a la cama.
Soñar despierto

sábado, 3 de septiembre de 2011

No tengo más espacio para otro recuerdo

sábado, 30 de julio de 2011

Si mi vida saliera un rato de esta casa, quizás seria capaz de ver algunas flores primaverales, algún sol naciente, se recostaría en el pasto verde y cantaría sin parar hasta dormirse. Sonrisas repartiría mi vida, si fuera capaz de salir de aquí. Llevaría el pelo suelto, el viento se emborracharía con su perfume, correría muchas horas descalza y descansaría bajo la sombra de un árbol solidario.
Hoy mi vida se levantó y, en silencio, agregó dos candados más a la puerta de casa.

martes, 19 de julio de 2011

Te esperé indignada, inquieta, perdida. Sentí merecer tu atención, no era opcional en ese día.
Me tomó varias horas darme cuenta que yo te había abandonado primero, asustada.
Te ahuyenté con mis gritos, te dejé hablando solo, y decidí no responder, demasiado rencorosa.
Te esperé, absurda como siempre.
Nunca dijiste que vendrías, pero yo igual espero. Siempre espero.

sábado, 9 de julio de 2011

Por ahora siento que mi única posibilidad es no olvidar.
No olvido por mi. No olvido por vos.
No olvido por todas. Por todas las que se cocieron la boca como yo.
No olvido porque no quiero. No olvido porque no puedo.
Pero mas que nada no olvido porque esta es mi realidad.
Un año, y parece que fué ayer. Sin embargo, nada es igual.

miércoles, 6 de julio de 2011

No me mientas, yo sé que no hay aire. Se escapó con vos, se fué el día que cerraste la puerta. Yo estaba del otro lado, me quedé ahí, haciendo todo lo posible por no caerme. Quebré en llanto, y yo sé que poco a poco dejó de haber aire, ¿y después?, después nunca más lo hubo. Acostumbramos a vivir si el.
A veces siento que me voy a volver loca, viviendo detrás de tus recuerdos, escondiéndome entre tus piernas. ¿Pero acaso me vas a culpar? Ya no encuentro una buena razón para abrir los ojos si sé que no vas a estar. Y a pesar de todo, de ser la que te sigue nombrando en voz alta o te mantiene en sus pensamientos, yo no soy la que le hubiera gustado meter al otro en una cajita de cristal.
¿Quién idealizó erroneamente? ¿Quién todavía piensa en el futuro?
Yo no.
El aire se espesó en ese instante, el tiempo ya no significa nada. Y yo soy algo que se esfuma, se cae, se levanta. Alguien que creyó que eras una hoja en blanco, y sin embargo eras tu pasado, ya escrito, te cega, te condena. Pero nunca vaciaste tu alma enfrente mio, nunca confiaste en mi.
¿Quién puede salvarte de vos mismo? ¿Quién todavía cree que es posible hacerlo?
Yo no.
Pero, ¿y yo? ¿Dónde encajo yo? No hay espacio. No hay aire, y cuando pude respirar con vos, igualmente, me hizo mal. Respirar a su manera me hizo mal. Me dejó sin aire.

lunes, 4 de julio de 2011

¿Qué hay que hacer para encontrarte?
¿Miedo? Tanto miedo

sábado, 25 de junio de 2011

Cansado estoy de nadar
en esta fauna que me habla
quizás nunca fue real besarte

el frío es casi mortal
sigue hablando de mi alma
existirá algún lugar mas limpio
cae la promesa de que el cielo
sea tu alma

viernes, 17 de junio de 2011

Tus caricias son tan artificiales como mis sentimientos

domingo, 12 de junio de 2011

Desperté y comencé a soñar, a soñar con un jardín repleto de margaritas, un campo infinito estampado en un día soleado. Las yemas de tus dedos que se emborrachan con mi espalda, estremecen sin temor, concluyen mi cuerpo, mi vergüenza, mi ser. Me gustaría admitirlo: Podría vivir en este instante toda la vida. Sé que no necesito más nada del universo, solo tu cuerpo junto al mío, solo nuestras almas enlazadas. Pero este segundo se acaba, y temo por la distancia que procederá. No hay manera de evitar que tu mente se aleje de la mía, o que divague sin parar. Desearía que podamos mentirnos lenta y súbitamente entre estas flores, en mi sueño eterno y recurrente. Pero este segundo se acaba, y temo por la integridad de esta unión tan chabacana. Sabemos ambos que hoy recostarse en este pasto que reconforta nuestra piel, que sana las heridas, no es más que una falacia que inevitablemente nos delinea, es parte ya de nuestras vidas.
Cuando acabe este segundo, ya no existirá esta chacra, ni este sol, ni el viento calmo que se escurre por nuestro cuello, llega a lo profundo, nos serena. Sin embargo vos y yo seguiremos existiendo, en una lejanía tan inútil e inexplicable como nosotros mismos, como nuestra existencia misma. Nuestras miradas nunca volverán a cruzarse, tus manos se resignarán de tocar mi cuerpo, tu voz no tranquilizará nunca más mis nervios, nunca más nos buscaremos, en la desesperación o en la calma. Nunca, nunca, nunca.
Abro los ojos, concluye todo. Debo admitir que lo nuestro no fue eterno como prometimos, ni mucho menos, pero aun existe en mis sueños.

domingo, 5 de junio de 2011



En definitiva, supe que iba a morir congelada este invierno el
día que te fuiste. Ni fue tan difícil deducir la situación. Más aparente que real.

sábado, 4 de junio de 2011

Ando buscando una almohada para dormir, sólo eso.

martes, 31 de mayo de 2011

No, no sé cuando dejó de tener relevancia el paso del tiempo, o cuando cobró tanta importancia tu mirada, y tus manos que acarician el vacío. Hace tanto frío esta mañana, y vos te perdiste en un par de palabras, solo un par de palabras y hojas arrancadas de la multitud. Lo sé, ya no importa nada en esta lejanía tan inútil como nosotros mismos, como la poca capacidad que hoy tenemos de mirarnos a los ojos y decirnos la verdad. También sé que ya no existe una sola descripción exacta, y que las fábulas se apoderaron del escenario como gotas de una tormenta en febrero, en el febrero donde me quedé sola, sin un pedacito de consuelo.
No, no hay razones, no las hay para la cantidad de insignificancia que nos recubre tan imperceptible a la realidad, tan alejada de nuestros cuerpos. Porque es en tu mente donde se escondieron tus sentimientos, la génesis de todo este desastre natural, y no es mi culpa, ni mucho menos. ¿Qué deberíamos hacer con todo eso?
No, no quiero despertar, y ya no vale la pena que salga el sol, o se disipen las nubes tan estúpidas. No vale el esfuerzo o las ganas desperdiciadas en un móvil tan acostumbrado a ser fuga de fracasos obvios, anticipados. No importa si ya no dormiremos nunca mas en nuestra cama, o si nunca mas nos vemos cara a cara. Se perdió todo, completamente todo, el día que te fuiste, y prometiste no volver, no volver a lastimarme, y ahora suena todo tan absurdo, tan perverso. Absurdo, absurda es esta mañana, y absurdo es que te hable, que hoy de nuevo acabe desmayada, que hoy te escriba esta absurda carta.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Decime qué esperabas Josefina, decime qué mierda esperabas.
Ya no hay glorias en este espacio, ni premios, ni siquiera consuelo. Se consumen hasta las últimas gotas del recuerdo, y duele más profundo que nunca, y se hunde en tu pecho la memoria, la locura.
¿Qué esperabas Josefina? Él no cambia, es de esas personas que no cambian, y todas tus palabras son inútiles, inútiles como tus lágrimas, tus lágrimas exageradas pero fundadas, que caen a borbotones, que se escurren en tus pechos.
En la salud -que ya no existe- se escondió el bienestar, la fe y la pasividad. En la enfermedad de mi cabeza están los porqués de mi estado caótico, cliché, demente, rozando lo habitual.
Te sigo amando, porque aún después de tanto tiempo todavía no encuentro las razones para dejar de hacerlo. Y lo intenté, te juro que lo intenté: Soy el ideal de tus odios más profundos. Sé que soy tu antítesis, tu peor enemigo. Soy el comunismo más inservible y artístico. Soy la libertad total, de acción y de palabra. Soy todo lo que envidiás.
Qué esperabas Josefina, Marcos no te ama más, él rehízo su vida, sólo ataca la tuya para hacerse notar.

martes, 24 de mayo de 2011

no toda recaída va de arriba abajo

porque arriba y abajo no quieren decir gran cosa

cuando ya no se sabe donde se está

Julio Cortázar.

lunes, 23 de mayo de 2011

Y yo realmente lamentaba tener tanto poder sobre él para ese momento. Pensé dentro mio cómo me habia involucrado tan innecesariamente, y ahora solo quedaba sentarme a explicarle los porques. Pero ¿cómo explicarle? Prefiero 100 veces correr descalza y con el pelo suelto por callejones sin salida, por avenidas oscuras, por rutas desérticas, antes que acostarme a dormir la siesta con él. Era difícil de entender, lo sé. Yo respiro sólo soles y libertad.
Fue al sentir un leve rechazo cuando termine por volverme adicta. No tenía nada malo, o quizás ya había traspasado un límite irrazonable, por lo que dejó de preocuparme totalmente el alrededor, una a una las consecuencias tan notorias de ese revelador accionar, predecible hasta el asco.
Luego, cuando la sorpresa me inundó, pude secuenciar mis deseos en un segundo, para luego decir que no, por respeto, por histeria necesaria, clasicista.
Vos no eras la inocencia que cubría tus ojos al arpegiar. Santiago me tomó de la cintura, fuerte me acercaba. Rogó un par de beneficios, configuró el inútil arrepentimiento para no morir de culpa por la mañana, se escondió tras la dulzura absurda y morbosa, me abrazó, se durmió conmigo. Quizás era posible nunca despertar, para no interrogar tu mente por nuestro error, para escapar de la reflexión.
Sin embargo, a ninguno de los dos todavía le queda claro lo que vivimos, o siquiera si tenia algún sentido o era acorde con algún sentimiento previo a la locura.
Inercia. Claramente inercia. Estupidez. Claramente estupidez. Ahora ¿cómo salimos de este enredo?

domingo, 22 de mayo de 2011

Llegué. El frío hiela mis dedos, las manos quieren acurrucarse. Yo también quisiera acurrucarme bajo alguna almohada, con alguna explicación. Recibir abrazos hoy. ¿Por qué no hoy? El viento no se detiene, no puede parar de vulnerar mi cuerpo. Yo hubiera querido sentir algunas caricias, aunque sea disimuladas antes de salir. Querer algo hoy era demasiado relativo e inútil. Si, lo es.

domingo, 15 de mayo de 2011

Inútiles pero hermosas ganas de meterme despacito, en puntitas de pie y con sutileza en tu memoria. Bastarán mis rulos sonrientes para adornar tu jardín de rosas y orquídeas, lo prometo. Porque quiero ver tu mano acariciar la niebla, el aire que abruma por la mañana. Sé que puedo abrazarte con vergüenza pero con seguridad, y confortar tu cuerpo, de una vez por todas, solo para nunca parar. Ya no quiero mentirte, menos esconder en cajitas de madera nacaradas, todo lo que quiere asomarse sin piedad, corriendo, se escapa de mi cuerpo.
Lo sé, hoy es la cama, mañana será el pasto, repleto de otoño radiante, el que nos verá, mientras nos olvidamos uno a uno del resto, de cada pedacito de nuestra historia, solo porque unirnos es nuestro destino, entrelazarnos con pasión inmensa pero silenciosa.
Evitemos de ahora en mas la omisión. Yo estoy dispuesta a esbozar cada verdad, la génesis de mi cuerpo, como llegué aquí, perdida y solitaria. Simplemente no quiero dormir sola de nuevo, y amaría poder espantar todos mis miedos cuando se trepan por mis piernas. Quiero perdonar, a vos porque nunca llega tu amor hasta mis venas, a él por haber llegado demasiado adentro solo para luego irse. Y a tantos otros por haberse sentado en frente mio, solo para verme y oírme, todo en vano por la ausencia del sentir, todo en vano por el exaguerado racionalismo.
¿Qué tal si nos tapamos los ojos, como ciegos vivimos, confiando uno en el otro? Quiero dejar de esconderme. Quiero verte en la luz.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Hello stranger, are you there?
Seamos sinceros. Nunca me iba a cansar de intentarlo, hacer que me notes entre toda esa multitud. Pero aun con los ojos cerrados, era demasiado fácil darse cuenta que por mas de que me querías (y sé que lo hacías, y un día también me amaste, lo sé), yo no era siquiera la tercera en tu lista de prioridades. Y yo nunca había pensado que era posible pertenecer a una lista.
Nadie quiere ser un eslabón mas de una cadena. Y tu cadena era pesada, vieja y endeble mi amor. Nadie quiere ser un simple espectador, ya sea de una destrucción, o de un renacer. Entonces vos no tenias nada que ofrecer, y yo tenia todo para darte, todo el tiempo del mundo para darte, mientras la luna nos miraba, nos veía decaer.

lunes, 2 de mayo de 2011

Yo te juro que intente armar algo normal con todos los fragmentos que me diste, con lo que me dejaste; pero, ¿qué hacer si te habías llevado lo esencial?

domingo, 1 de mayo de 2011

Por un momento, tuve miedo de que creas que mis letras son una declaración,
pero son solo literatura mi amor.

sábado, 23 de abril de 2011

Con seguridad, corrí hacia el otro lado. Todo para alejarme de su piel, dispuesta a arrancarte sin pena. Pero parecía que por ese momento, nada iba a poder salvarme de lo inevitable. Yo había sido la causante de ese circo, la arquitecta de ese enredo, la beligerante mas destacada de la pelea, y ahora escapaba sin olvido, sin mis letras, sin mi voz. No conté con el camino circular, que me atrajo de nuevo y sin temor.

lunes, 18 de abril de 2011

Tengo que dejar de condenar a la gente a la eternidad .

domingo, 10 de abril de 2011

Me cansa tu omnipresencia .

domingo, 3 de abril de 2011

Sola, solita. Me ato el pelo porque siento que estoy demasiado despeinada. Mi cabeza se chupó mi dignidad, el cigarrillo se llevó mi garganta, el café mi hígado. Tomemos Habana, bicicletiemos hasta Caballito. Descalza veo tu alma, llego a sentirla cuando ando en puntitas de pie. Basta de besos contra la pared. Es la estampa en mi espalda la que se está escondiendo de vos, la que quiere escaparse. Juguemos a no ver, sigamos con los ojos tapados por favor. ¿Qué pasó con tus letras? Quiero hablarte de los mil y un lugares que vi, de las millones de situaciones que protagonicé, de cuanto me cuesta dormir, de como mi conciencia se dio a la fuga hace 9 meses, de como me convertí en esto, esto incapaz de olvidar, esto incapaz de continuar. Desde adentro, algo se come mi paciencia, planta su semilla de ansiedad, se esparce sin importar. ¿Seré yo misma? ¡Qué pregunta absurda! Bueno, me voy a bañar, bañar en hipocresía de nuevo, otro día más. Soy ilusa porque vivo en la ilusión, pero él me escupió realidad pura, en la cara. Y se llevó mis tijeras. ¿Por qué se llevó mis tijeras? Esto denota mi soledad.

viernes, 25 de marzo de 2011

Si me pedís
Que te baje una estrella,
Tratare de amigarme con ella
Y decirle q venga hacia aquí
A tomar un té
Té de estrellas
De tu piel .
Y te tengo atragantada en cada paso que doy.
Lo ideal hubiera sido dejar todo acomodado,
antes que los recuerdos desparramados.

jueves, 10 de marzo de 2011

Sepa que será apropiado avisar antes de retirarse, dejar algo detallando el porqué de su huida. Igualmente no será bien vista la misma, pero el respeto será lo único que seré capaz de reclamar. El respeto por el paso por este cuerpo, por las pisadas en esta alfombra, por los sueños (suyos y míos, nuestros, también) entre mis frazadas.
Sepa que va a pasar mucho tiempo hasta que yo sea capaz de verlo y no pisarlo con el auto. Manténgase bien en la vereda, cruce la calle rapidito. Porque el despecho, en el caso de su relación para conmigo, presiento que va a rebalsar algunos límites previstos por usted.
Sepa que le aviso solo porque entiendo su poca condición de humano, su poca capacidad de comprensión de sentimientos, y no quisiera que se encuentre con alguna sorpresa cuando emprenda su heroica tarea de abandonarme, creyendo que por arte de magia mi persona encontrará la felicidad inmediata.
Solo quiero que sepa que lo seguiré amando, y que la extrañeza quizás sea demasiado inmensa, y sé que tendré que luchar contra ello para respetarlo. Pero también quiero que sepa que eventualmente volveré a respirar, a buscar el sosiego en otros ojos y brazos, y más que nada quiero dejarle claro, que no moriré sola como usted.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Basta con acercarse un poquito .

lunes, 21 de febrero de 2011

No es por nada, pero la mesa sigue sucia y hay que levantarla. Seguimos sin mirarnos a los ojos, y vos preferís no contestar mis llamadas. Siempre es mejor esconderse. Detrás de sus libros y del trabajo el vive. Detrás de todo eso intentó pasar desapercibido. Yo estaba cubierta hasta la cabeza de nieve cuando te asomaste a tomar aire, y me viste peinarme el pelo mojado, y tardaste muy poco en hacerme promesas de color azul. Porque el azul es perfecto, cielo y mar. Entonces preparaste el horno para avergonzarte y ser humano. Cabías dentro mio y eras ideal, especialmente porque la luz se había cortado y la oscuridad me tenia acorralada estúpidamente. Yo fui feliz. Lo fui.

lunes, 14 de febrero de 2011

No era una luna plateada lo que buscaba, yo solo quería una humilde expresión. Si tenés algo de tiempo, una explicación. Sonrisa dorada, tirarte del cabello para apaciguar, darte paz con caricias simples. Pero me di cuenta un buen día de nostalgia acumulada, que nuestro cielo no es el mismo cuando miramos hacia arriba asombrados. Fueron tus manos las que nunca entendieron el contorno de mi cuerpo, la delicadeza de mi piel, ni intentaste repararme como prometiste. Basta de mentiras, de condenarnos con impureza. Prefiero perder la cabeza, antes que perder mi esencia. Nunca voy a atarme el pelo para vos.
Cortar por lo sano. Que gracioso. ¿Sano? Sano sería no llorar, no tener razones para llorar, para extrañarte. Sano sería que estés acá, conmigo, que cumplas tus promesas, que no me dejes sola. Sano sería que me acompañes, que pienses en mi, que alguna vez pienses en mi. Sano sería que seamos menos jodidos, complicados, insoportables y demandantes, o que no tengamos un pasado tan pesado. Sano sería que me sigas dando aire, cuando no puedo respirar como ahora. Sano sería saber dónde estás, qué te pasa, qué estás haciendo, poder entenderte. Sano sería que estemos acostados juntos, bien cerca entrelazados, amándonos como tantas veces, mostrándole al mundo que no somos predecibles, que podemos ser felices juntos, aunque seamos como agua y aceite, aunque todo demuestre incompatibilidad insalubre. Sano sería no sentir como todo se destruye con cada segundo que pasa, sentir como todo se acaba.

martes, 8 de febrero de 2011

Desagradecido con lo que el destino te puso en frente .
7 MESES

domingo, 6 de febrero de 2011

Uno pasea por Rio, el otro se sumerge en fármacos inexplicables. Yo por mi lado, ando cerca de la locura, queriendo hablar con ambos, no me importa ni lo entiendo, ni intento salir de ese enredo. Y me tomo un mate, dos, Pedro se estará tomando una caipirinha, Marcos café, seguro. ¿Y yo quién soy en esta historia? y qué ganas de andar en bicicleta y perderme por algún bosque, porque no en algún recuerdo, y si duele, mejor. Pero por lo menos no lo niego. Dejé de fumar y ahora muero de ansiedad directamente, sin escalas. Se me hace un agujero en el estómago, y por momentos es demasiado difícil tomar una bocanada de aire, para sobrevivir por lo menos. Pero, repito, vivo en esta realidad, lo repito. No aplico doble discurso o me empeño para que por culpa vuelvas. Ambos están de viaje, y yo me acostumbré a vivir así y amar la locura, aunque junto a él todo sea más divertido, pero si estoy sola es lo mismo.
Todas las palabras son vacio si no pueden traerte al lado mio.
Prefiero abandonar cada oración escrita alguna vez, antes que reconocer que no hay nada que pueda hacer para atraer tu atención hacia mi, aunque esa sea la verdad pura.

jueves, 3 de febrero de 2011

4380 minutos
I guess it's time for me to let you go


miércoles, 2 de febrero de 2011

Darte Arte

sábado, 8 de enero de 2011

6 MESES

domingo, 2 de enero de 2011

"Los cronopios, en cambio, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio."

martes, 28 de diciembre de 2010

Estaba releyendome como siempre, ¡cuánto escribí sobre vos este último tiempo!

¿Adónde estabas cuando yo pensaba sin parar en vos? ¿Escondido? Me miro a mi, a mi alrededor. Por supuesto: No estás. Totalmente confirmado que no estás acá. ¿Ayer? Tampoco. ¿Mañana? ¿Acaso es necesario decir las respuestas cuando son tan obvias?
Marcos decidió irse de vacaciones, reales e imaginarias. Más allá de que en realidad está a unos casi 500 quilometros de mi cuerpo, eso solo sucedió hace 2 días. ¿De mi alma? Hace más de un mes que Marcos decidió ignorarme. Ignorarme completamente. Mis palabras son unas distracción vanal, totalmente innecesarias. Mi cuerpo es imperceptible, un objeto sin sentido, algunas veces hasta maligno. ¿Tan ciega estoy?, ¿o todo esto parece una locura también para vos?

martes, 21 de diciembre de 2010

Entre vos y yo: Locura y arte unido, masoquistas disimulados, entre el vidrio no te siento, la distancia no me agrada. Me cansé de tus pretextos, excusas baratas. El atardecer nos mata, y nos matan aún mas las responsabilidades, y esa necesidad berreta de sonreír ante lo que nos viene arruinando el alma. Yo solo necesito tus besos por la mañana, y que una vez, tan solo una vez, trates de ser espontáneo y no vivir atado a tu organicismo macabro. ¡Acabarás por matarnos!, por matar lo que existe entre vos y yo. Hasta que te des cuenta que soy la única que puede soportarte, o lo mas parecido que existe a esa persona que puede entender tus manías. Pero no puedo vivir esperándote, intentando sublimar tanto como vos. Y no te cansás, nunca te cansás de dejarme sola acá.

martes, 14 de diciembre de 2010

Me vive mirando con carita de pollo mojado. No sé cuando me convertí en su refugio. Él dice que le gusta quedarse sobre mi pecho, yo digo que me pesan sus pensamientos. Pero Marcos se ve muy tierno cuando baja la cabeza, cuando se va avergonzando porque es humano y le pasa la vida, y le llega el pasado, y lo tocan los sentimientos encontrados. ¡Señores, esto no es un campo de refugiados!
Sí pudieras cambiar algo de tu vida, ¿qué cambiarías?: Esa noche.
La esperanza se despidió de Josefina hace un poco mas de 5 meses. Se fue tan imperceptible, apagándose, como desapareciendo entre los arboles. Cuando quiso darse cuenta, lo único que le había quedado, lo único que tenia a su alrededor, era vergüenza y dolor. Con el paso de las horas, dejo de desear que las miradas se posen sobre ella, que la rocen al pasar. Todo parecía lastimarla, con los segundos aumentaba su fragilidad. Dejo de estar enamorada de su reflejo con sinceridad. Prefería no verse, no ser vista.
Todo y nada había cambiado. Dentro suyo, nada volvería a ser lo mismo. Mientras su entorno no podía enterarse de lo que paso. Josefina eligió el camino de la negación, se quedo vagueando por ahí por mucho tiempo, a veces caminando firme, otras arrastrándose...

jueves, 9 de diciembre de 2010

5 MESES

viernes, 12 de noviembre de 2010

Entonces te olvidaste de decir te amo. Y esas palabras se desperdiciaron en el aire, o las llevas todavía dentro tuyo, lamentablemente. Pero ahora yo quiero decirte que no estoy seca, que tu amor no fue suficiente para ser sequía de palabras o frases. Las miradas no alcanzan, ¿Quién fue el ignorante que dijo eso? No existe nadie tan seguro de si mismo y del loco que se sienta a su lado, para que con una mirada arreglemos la revuelta. Menos si Marcos está a mi lado y se sienta encorvado.
Marcos tiene la manía de no hablarle, menos mirar, a la gente El puede examinarte y tomarte el pulso, pero siente que mis ojos son muy personales para echarles un vistazo. Quizás divague una o dos letras, quizás si esta de buen humor y durmió bien la noche anterior, le arrancas una oración, dos. Parco Marcos.
El cree que yo me aleje de mis letras, que la literatura no está tan cerca de mi. Marcos no tiene idea de las verdades de esta tierra, de porque el sol sale muy alto por acá, porque varían las expresiones con cada segundo. Se vuelve loco con mi ciclotimia, con mis ganas de pelear.
Mentime que me gusta. ¿Porqué te molesta tanto lo contemporáneo? Tenés 21, no 60 mi amor.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Nena, 19 son tus años y tu colección,
tienes tantos novios como novias ha tenido Dios...

Nena, yo no fui el que te mandó a matar,
lo entendiste mal, no te quise lastimar...
Pues nena, lo entendiste mal,
yo no quise matar lo nuestro.

Y en la soledad de mi cuestión emocional
tuve un plan genial, no lo voy a confesar...
Pues nena, lo entendiste mal,
yo no quise matar lo nuestro, lo nuestro.

Pues nena, lo entendiste mal,
yo no quise matar lo nuestro, lo nuestro, lo nuestro...

lunes, 8 de noviembre de 2010

Yo no olvido.

martes, 26 de octubre de 2010

1640 minutos

domingo, 24 de octubre de 2010

4560 minutos

sábado, 23 de octubre de 2010

jueves, 21 de octubre de 2010

En este intento por ser, y no perecer en tu memoria, perdí la cuenta de cuantas veces me humillé ante mi misma para luchar por una causa invisible, que vos no reconocías, que nadie mas que yo la veía. Lentamente se consumió mi mundo, hasta no quedar nada.
Los secretos nunca fueron suficientes, ni las manías para esconder la realidad de los sentimientos que se iban trepando por tus piernas, que hacían delirar los espacios nunca conocidos dentro tuyo. Pero sobre su piel se posaban las mentiras, vertiginosas, intimidantes; sobre sus manos la injusticia rondaba, se asomaba triunfante; en su cabeza el misterio reinaba, la hipocrecia confundía. Pero sobre mi? Siempre él.
Dominante, aparentando seguridad, Sebastián se enlazaba a mis venas, a mi cabeza, se sumergía en lo profundo de mis pechos, se adueñaba de los mas recónditos lugares.
Allí habitó él, en mi, el que ya no esta.

domingo, 17 de octubre de 2010

Así es como voy llenando mi vaso poco a poco, y solo para protegerte de esa verdad que puede enloquecerte. Tengo miedo de todo lo que podes hacer con unas palabras sinceras de mi boca. Siento que te pierdo con cada indirecta esbozada por un accidente necesario. Sos peligroso, y tengo tanto miedo de...
Poca tolerancia a la frustración. A la tolerancia poca frustración.
Yo, que soy solo libre porque me escapé, que soy solo psiquiátrica por él, que soy solo feliz por vos, que soy solo tuya, siempre tuya, te miro y no me puedo despegar. Tenemos toda la vida, y sin embargo la vida es tan rebuscada para ser toda, y nadie sabe _menos vos y yo_ que puede suceder mañana, especialmente si el río Lujan se pone bravo, y el Vinculación se colma de yates mal manejados, especialmente si me mirás y te das cuenta cuan asustada y destrozada está mi alma, especialmente si decidís apilar partes de tu ser y me dejás abajo y aplastada, especialmente si la inseguridad se evidencia como hoy.
Tenemos toda la vida para ser uno. Para ser uno toda la vida tenemos.
Vos, que te encadenaste vos solo a vos mismo, que sos psiquiátrico por él, que sos feliz solo por mi, que sos solo mío, siempre mío, me mirás y (aunque te duela) te podés negar. Tenemos toda la vida, sin embargo la vida con nosotros muestra su relatividad, especialmente si un sábado es soleado, si las horas son minutos, si un embotellamiento te deja parado, especialmente si te miro y me doy cuenta cuan asustada y destrozada está tu alma, especialmente si decido soltarme el pelo, taparme los oídos y cociéndome la boca, me voy, especialmente si la inseguridad se evidencia como hoy.
Poco poder de abstracción. Poder de abstracción poco.
Yo sé que no te enojás conmigo, aún peor, sé que te enojas con vos. ¿De qué nos sirve la tortura tan obvia y dramatizada? ¿De qué me sirve protegerte de vos, si vos mismo te traicionas con rencor y obsesión?
Te amo, ayer, hoy, mañana y pasado.
Recorren mis labios el camino de tu cuello. Suspiran helados las palabras calladas. Estremeces con locura, se enorgullece mi boca. Solo tenemos que ir con lentitud a la cama, dormir unidos. No puede gustarme tanto estar con vos entre las sábanas, cuando te vence el sueño, donde la tranquilidad te engaña. Entonces besas mi calma, ya nada me importa ni distrae de tus ojos. No hay mundo alrededor nuestro, ni preocupación alguna, porque tenemos toda la vida para vivirla juntos, entrelazadas las manos, se acaba la noche, se avecina el alba.

lunes, 11 de octubre de 2010

Love is all, love is you .

martes, 5 de octubre de 2010

A veces siento que te espanto, que te gustaría salir corriendo. Me cuesta entender porqué seguís acá, escuchando mis incoherencias mal formuladas, con un tono de voz que agota, y por inercia te transporta hacia otro lado; y en otro lado deberías estar, tranquilo, estudiando, bien metidito en tu mundo de carreras a la perfección, de laboratorios de fisiología.
Sin embargo te veo sentado en frente mío, me mirás de reojo, y cada 10 o 15 minutos, te parás y me besás. Ya no sé quién tiene más locura acumulada dentro del alma, y aunque a veces parece que somos nuestra única solución _para apaciguar las aguas o apagar un poco el fuego_ por momentos somos nuestros peores enemigos, los opuestos que se potencian, y definitivamente no sos mi persona favorita en el mundo, solo y especialmente, cuando me decís: "Gor, creo que me voy a ir yendo"

lunes, 13 de septiembre de 2010

Eras muñeca nueva, no recuerdo (¿)quién fue el primero que rozó tu mano y tus labios(?), y es difícil interpretar (¿)qué pasó desde ese instante(?), hasta este ahora tan incomprendido. Alguien te miró tan fuerte y se llevó tus ojos, alguien te tocó con tanta fuerza que desgajó tu piel, o cada vez que hicieron eso se llevaron un pedazo.
No te creo cuando te declaras frágil, siempre pudiste detener(te). Todo es evitable.
¿Y ahora que? Sos muñeca rota, mujer de muchas vidas, una a una se van apagando, una a unas las vas acabando. Jardín de rosas y orquídeas, no existen primaveras suficientes, las hojas secas y marchitas, se arrepienten con vos.
Entonces, ¿porqué me miras? No comprendo porque te acuestas a mi lado, o besas con ternura.
Perceptivo, me miraste y me queres, abrazaste mi estado, endeble estado emocional, adivinaste con devoción. No quería preocuparte, demasiado personalizado, pedirte ayuda y perdón. Delineaste con impotencia mi persona desesperanzada, acariciaste con temor lo lastimoso que esconden los rincones de mi alma, las cicatrices avergonzadas.
Respiración profunda, el aire se acaba, me regalas tus manos y palabras, me llevo tu miedo, me quedo en tu cama.

viernes, 10 de septiembre de 2010

¿Viste un fantasma? Incógnita existencial, Marcos dudaba, ¿para qué querría visitarlo por media hora? ¿Porqué tenia esa expresión de pollito mojado? Había cosas que el no sabia, tantas cosas que el no sabia. No terminaba de convencerme su manera de ver las situaciones, no podía vislumbrar si me causaba tranquilidad o repulsión. Yo tampoco sabia que hacia en tu casa solo por media hora. ¿Fuí a dejarte? Fui a decirte que no puedo con la presión. Ya se, tengo algunos problemas, tan solo algunos problemas fermentando en mi mente, y tengo que volver a terapia, y dejar de sentirme culpable por lo que paso cerca de Libertador. Escucho una a una tus palabras, por dentro me río. Para el es todo tan fácil. Fácil decirlo.
La dependencia me asquea, colorada de rulos, acostumbrada a tener el pelo suelto y libre, excitado por el viento. Me seguís dando miedo, no se porque. Usas cada puta palabra, mirada y (cualquier acción, en realidad, que venga de vos) me domina y apacigua la locura que acumulo en barriles y cajones a mi alrededor.
¿Viste un fantasma? Nunca me consideré uno. Siempre creí que los fantasma venían detrás mío, o que yo sola los veía. Me abriste la puerta asustado: "¿Qué haces acá?". Amena bienvenida me tragué entera. Miré para los costados, entre con la columna encorvada: "No me gusta estar sola, lo sabes".

jueves, 9 de septiembre de 2010

Vos, con esa facilidad para dormirte dos segundos después de habernos acostados, te sorprendías (y asustabas) porque te gustaba que yo este a tu lado en esos momentos donde el cansancio se adueñaba de tu ser. Te encantaba señalar que eso era muy raro en vos, un poco haciéndote el descontracturado y otro poco marcando una diferencia.
Lo importante eran las brisas que rodeaban nuestros cuerpos cuando nos tirábamos a querernos, a besarnos de pies a cabeza, a buscar cada particularidad que nos hacia diferentes, a contar nuestros lunares, y como nos gustaba conocer todo del otro o por lo menos intentar conocerlo.
Yo envidiaba ese sueño pesado e instantáneo que tenias, pero adoraba también que te durmieras para poder observarte, escucharte respirar, sentir cada latido de tu corazón en mis pechos, y especialmente perpetuar en lo mas profundo, el hecho de que ya no iba a dormir mas sola.
¿Y qué si era diferente esta vez? ¿Cuál era el problema que tenia con entregarme a la ilusión?

martes, 7 de septiembre de 2010

Tocas con tus dedos la piel mía desgastada. Tocas con tus dedos mis labios lastimados. Recorres con tu mano desde mi cuello hasta lo bajo de mi espalda. Enloqueces con tus yemas mi cuerpo ya quemado. Mano izquierda y derecha, abrazan mi existencia, vergonzosa escondo mi cara tras las manos mías, una a una las tomas, las vas haciendo tuyas, dejan de ser mías.

viernes, 3 de septiembre de 2010

A la mañana descansa el alba,
Se arrodilla el alma,
Se sienta en calma.
A la mañana vendo mi vida,
Día por día,
Ya olvidé que alguna vez
Fuí mía.

jueves, 26 de agosto de 2010

Por las noches, ya no hay luz en las esquinas, ya no llega el calor a mi cuarto, y las puertas se cierran, y me encierro tiritando. Había una vez mi vida, entre naranja y colorado, un Chivas derramado, un Mercedes Benz azul, y una ilusión: Escapar. La Infanta Isabel se ríe, el pervertido grita y la puerta está trabada. La batalla se inicia, mi vida cierra los ojos, la boca y la existencia. Atemoriza y obliga, la culpa llega a las venas, las mentiras poseen verdades, y había una vez mi vida fotografiada una madrugada a blanco y negro, sin color. Libertador queda a oscuras, el lobo sale del bosque, busca a su presa, la batalla se liberó. Bandera blanca en el aire, la vela quema los dedos, la desnudez se explicita, y mi vida se fundió. Loco despiadado, cuenta una CRÓnica lejana, que te llevaste su alma, que la arrancaste del BAR; que entre gritos y llanto, le tiraste del pelo y la obligaste a aspirar (el aire viciado, humo y tabaco, magia blanca, qué más da). Había una vez mi vida, y el psiquiátrico se tragó entera la bala, el corazón, el pecho, las piernas, la dignidad y el perdón, y aunque no quise lo acabé, y aunque no me guste ni un poco, este cuento se acabó.

viernes, 20 de agosto de 2010

If I fell in love with you
Would you promise to be true
and help me understand?

'Cause I've been in love before
And I found that love was more
Than just holding hands

If I give my heart to you
I must be sure
From the very start that you
Would love me more than her

If I trust in you
Oh, please
Don't run and hide
If I love you too
Oh, please
Don't hurt my pride like her

'Cause I couldn't stand the pain
And I would be sad
If our new love was in vain

So I hope you see that
I would love to love you

If I fell in love with you

jueves, 19 de agosto de 2010

Como me molesta que no vivas acá en este mundo, que no te des cuenta que hay donde estar y respirar en esta tierra, que quedarse de este lado también implica diversión, que estoy yo, esperándote, y que yo no cruzo, ya no me junto con drogadictos

miércoles, 18 de agosto de 2010

Algunos días, Josefina decidía dejar de simular y pretender que después de los mil y uno ríos nadados ella no necesitaba un descanso o no se sentía agotada y desilucionada con los resultados.
Josefina seguía perdida, equivocándose en cada respiro, dando siempre las palabras erróneas, involucrando su cuerpo en lugares inadecuados, entregando su vida por almas injustificadas, vacías y ya hundidas.
No era tan difícil comprender que lo mejor era encontrar un lugar donde estar a salvo y dormir.
Cuando ya había resignado sus manos, arruinado sus brazos y entregado por completo su figura, su Río de la Plata desembocó en el mar, y nunca supo mas de el. Se despojó de las Fantasías, de las conductas Atroces y Cínicas. Utilizó las pocas fuerzas existentes en su ser, para Nadar los mas rápido posible, Deseando nunca mas volver, Olvidando poco a poco quien había sido ella junto a él. Se prometió una nueva vida.
Josefina salió del agua. Dicen que fue vista por Mar del Plata.

martes, 17 de agosto de 2010

Soñando eternamente, no creo en las distancias .

jueves, 12 de agosto de 2010

Hoy es jueves y es otoño, y dejé de ver tu nombre impregnado en todos lados, como un fantasma. Dejé de sentirme tuya todo el tiempo, y dejé de quererte a mi lado a todo momento. Es jueves y voy sintiendo como el otoño me molesta, como este frío me hiela, como el sol me revoluciona las ideas, y como este jueves se va haciendo eterno. Es otoño y me inunda el marrón y naranja, y me canse de la necesidad que tiene la naturaleza en desintegrarse, morir, perecer y desaparecer. Quizás lo que me molesta aún más de este jueves, donde todavía me envuelven tus sabanas, que el verde vida de esos arboles amados, no sean lo único que desaparece.
Hoy es jueves y es otoño, y no estás, y sé que no quieres ni un poco de mi alma, que solo te gusta saborear mi piel, porque la crees dulce e irresistible, porque un día se te ocurrió, y otro día como hoy, prefieres no existir para mi.
Poesía sin fin, locura violeta.
No me mires de cerca,
No me ames por favor.
Soy la condena incesante.
No me mires por favor.
No vas a poder salvarme.
No me toques por favor.
Yo no quiero ser salvada.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Miró por la ventana de nuevo, y unas cuantas veces mas. Dejaba notar una leve obsesión con el estado del tiempo. Otra tarde gris, otra como tantas. Respira hondo, muerde sus labios. Josefina esperaba una señal absurda, absurda como ella misma.
Dibujó con su boca: "Amor es incertidumbre".

Pero ahora, por unos minutos, nada me aleja de la realidad: Yo sé que todo estaría mejor si estuvieras a mi lado, y esta te puede parecer otra simple ilusión...
Pero de las ilusiones vivimos...

lunes, 9 de agosto de 2010

En sus ojos era difícil no encontrar tranquilidad, una paz estacionaria e inalcanzable, que ayudaba en momentos desesperados o en instantes llenos de locuras inexplicables. Sin embargo, nada era permanente por esos días, todo era tan relativo hasta el cansancio, y la palabra seguridad ahuyentaba las moscas. Tu mirada era espejo roto y desgastado, y yo podía sentir cuan muerta estaba tu alma, y mas que triste me ponía contenta, porque no me sentía única o diferente, porque no era la única que ya se había rendido con los pies descalzos, sobre un asfalto que da risa. Teníamos problemas, algunos problemas fermentando en nuestra cabeza hacia tanto tiempo, que ya ni sabíamos o recordábamos los porqués de todo eso, ni tampoco nos importaba. Lo temible era el acostumbramiento a la incoherencia, ya para ese momento y época, y eramos tan jóvenes que dábamos lastima cuando nuestras vidas se iban resumiendo a una fotografía, una palabra, unos ojos que ya no eran capaces de tranquilizar. Pero lo real y doloroso, no eran los obstáculos con los que tropezábamos, sino estar cuerdos bien en el fondo de nuestro cuerpo, y ver como nuestra vida se fue determinando y limitando por nuestra histeria, y alguna noche, día o tarde, ver desde lejos como lloraba, como todo se volvía incontrolable. Ver como intentaste sostener mis brazos, como hiciste todo para tranquilizarte, para que en ese fondo, algo tuyo se de cuenta, que ya no había vuelta atrás, ni maneras de volver, y mucho menos, de olvidar.

domingo, 8 de agosto de 2010

Atardece y yo me tranquilizo.
No sabés, ya lo sé, ¿cómo decirlo?, yo también.

miércoles, 28 de julio de 2010

Misma realidad, mismos ojos que te atrapan, mismos labios que te devoran. ¿Dónde quedo nuestra dignidad? ¿Nuestros sueños? ¿Acaso ya no existe nada de eso? Al parecer el tiempo logro aplastarnos después de tanto desearlo. Mismo cuerpo inmutable, mismas manos suaves, mismos dedos que me recorren. ¿Dónde quedamos? ¿Dónde estamos? En la historia nada había sido tan inexplicable, tan dicotómico. Pero aquí me sostengo, a veces pendiendo de un hilo, a veces enterrada en la tierra. Ya nada dentro mio es inerte. Ya no existen sentimientos desconocidos. ¿Acaso nunca dormimos? ¿Qué tan difícil puede ser descansar por algunos momentos? Necesito tu mirada en la mía, - o sobre la mía, no me interesa tu dominio- necesito volver a recostarme en vos, sentir quietud. Carajo quietud. Carajo tranquilidad. Carajo, recordame porqué te fuiste...

lunes, 26 de julio de 2010

No sabia como explicarme a mi misma porque me sentía tan vulnerable cuando el sol comenzaba a asomarse por la ventana, en esas mañanas llenas de misterio, de amaneceres hermosos. Sabia en el fondo que no podía escaparle al día, pero tampoco podía desmentir que había sido una noche desvelada y horrible. No lograba pegar un ojo, escondía las razones, me tapaba la cabeza con la brazada, me sentaba a mirar para todos lados. ¿Nunca se me ocurrió explicarme que me estaba pasando? No estaba dispuesta a arriesgar tanto, porque la (supuesta) estabilidad valuaba muy alto en ese momento, y tirar todo a la basura parecía un pecado mortal. ¿Pero vivir en una mentira? Tampoco era necesario. Sin embargo, tan pocas cosas habían sido necesarias hasta ahora, y a pesar de todo otras miles inútiles ya habían ocurrido.
Como sabrán, casi obviamente, seguí desarrollando mi vida sin muchos entendimientos, ni muchos sueños por las noches, estructurada y decidida, continué simulando con naturaleza que nada era diferente, menos que algo me iba atemorizando por dentro cada hueso y arteria.

lunes, 12 de julio de 2010

Josefina se alimentó de las ocaciones, de los momentos. La compañia de Sebastian se transformó en su fuente de alimento. Josefina comenzó a sentir que vivía y respiraba solo si el lo hacia a su lado.

lunes, 28 de junio de 2010

Siempre hay buenos recuerdos, sin embargo se disipan, se oscurecen, como este día, como estas noches invernales que se adentran rápido, galopeando, que destruyen lo necesario cuando comienzan a vislumbrarse en segundos que se consumen en instantes insignificantes y sin piedad, porque el universo parece ponerse de acuerdo para que te vuelvas completamente loco, te sumerjas en nerviosismos absurdos y te entierres en una soledad roscosa, peligrosa, asfixiante, y a mi ya no me importa lastimarme con suposiciones horrorosas, ya no me molesta arruinarme a mi misma cada hora que queda de este inútil día _porque no estás vos_ repitiéndome una y otra vez, que no existe el olvido, ni alcanzarán mares de lágrimas para lamentar haber dicho las palabras equivocadas a orillas de ese río, de nuestro río, en ese auto que da lástima, y vos y yo damos lástima, porque no nos cansamos de desencontrarnos y golpearnos para sentirnos un poco, por lo menos un poco vivos...

sábado, 26 de junio de 2010

Gris era la tarde, y no podía contener mas tristeza, ni ser mas solitaria. Te habías llevado de nuevo mis letras y alguna que otra mirada, y yo estaba cansada de quedarme desnuda, sin saber que decir o hacer o escribir, y vos diciendo que era literata y estudiante de filosofía ejemplar y que era una vergüenza que un sistemático como el me deje sin habla. Yo sabia que no era justo no poder hablar en su presencia, pero como sabrán, el tenia el poder de llevarse de la A a la Z de mi vida, y mis frases engorrosas, mi cuerpo, mi aliento, y las cicatrices escondidas tras la ropa. El tenia esa cualidad de desgajar las almas en pedacitos hasta que sean lo mas insignificantes posibles, y así demostrar, una y otra vez, que el tenia el poder en cada historia o pagina de este universo. Y la tarde era de nuevo gris, pero de un gris lastimoso y adentrado ese invierno que hiela las manos y cada dedo del pie, cae uno en la tentación de desesperarse en lo vacío y en lo banal de las cuestiones en las que uno se sumerge y lamentablemente no encuentra la manera de emerger. Volví a hundirme en el Río de la Plata Sebastián, volví a tirarme. Esta vez no para acercarme a vos, sino para alejarme lo que mas pudiera, e intente nadar lo mas rápido posible, y no entiendo, realmente no entiendo porque esta vez me seguiste. Te hubieras quedado metido en tu computadora, o en esos lenguajes de programación, y me hubieras dejado a mi, con mis letras, mis lágrimas, y mi mediocre pero feliz vida. Como te gusta ver que todo se pudre, que todo se combina y se hace uno o dos o cero, o la raíz cuadrada de nueve, mientras se converja y después se aleje -dejándote solo y demacrado, arrinconado entre llantos ensordecedores- lastimándote lo mas que pueda. No se que esperabas. Yo no puedo hacer que respires de nuevo, no puedo desahogarte tras a ver tomado y visto tanta agua. Nos sumergimos de nuevo en esa pequeña pileta llamada Río de la Plata, y sigue sin importarnos un carajo el resto, y lo que sucede alrededor. Nos sigue encantando lastimarnos lo mas que podamos, tanto con las palabras, como con los silencios o con las miradas.

lunes, 7 de junio de 2010

Intento mantenerme despierta,
No quiero que tus sueños me atrapen.
No me gustaría encerrarme en tu sonrisa.
No otra vez, no más amor.
Hoy hago lo que puedo
Por no volverme loca en la ilusión.
En tu ilusión: que encandila, que entierra,
Mi corazón destruido por vos.
Pero cuando no te veo
En los espejos de mi alma,
Cuando desapareces en la multitud,
Cuando yo siento que nuestra vida se acaba.
Todo llega a su fin amor,
Ahora somos sólo tu y yo.
Ya no existe un tu y yo.

jueves, 3 de junio de 2010

Todavía dormís sin dormir, haciéndote la dormida, vivís haciendo muecas, inflando los cachetes, caminando con los pies para adentro, chueca y estúpida, y mierda; todavía te escapas de tu casa y reclamas libertad, la querés, la respiras, te da miedo y salís corriendo; todavía tenés olor a porro en tu polera negra, y caminas por Palermo viejo, y te perdés en un torbellino de Bermann, de pollo con manteca y papas fritas escasas; todavía te acostás y besas con tu ex vida, o no-vida, o vida-sin-vivir, y hay olor a muerte además de porro, y miras las vigas del techo y las fotos viejas te hacen llorar; todavía no podes levantarte como alguien normal, y no podes dejar de pensar en el ayer, y en los cafés a orillas del canal de Tigre, o en las tardes lluviosas de sábados durmiendo siestas interminables con el; todavía no sale la mancha a chocolate de esa remera blanca, ni sacaste los bizcochitos que tenés hace 2 meses en la mesa de luz: Como te gusta ver que todo se pudre, que todo se convina y se hace uno o dos o cero, o la raíz cuadradra de nueve, mientras se converja y después se aleje -dejándote sola y demacrada, arrinconada entre llantos ensordecedores- lastimándote lo mas que pueda, está todo mas que bien. Pero todavía (enferma), aún todavía no podés perdonar que, aunque siempre estuvieron en el cuarto de al lado, nunca hayan escuchado como te estabas muriendo.

martes, 1 de junio de 2010

Voy a salir para buscarte, para buscarme !

martes, 25 de mayo de 2010

Te soy sincera? Me gustaría adentrarme despacito en tu memoria, entrelazarme con tus brazos, alojarme dentro de tu cuerpo, rodearme de tu locura, emborracharme con tus besos, con tus palabras, con tu manía por dejarme.
Y no entiendo! Porque es tan difícil encontrar amor en ti?

lunes, 24 de mayo de 2010

Dónde te escondiste alma mía?

Viento y marea intermitente.

Alojaste tu ser en ese rinconcito,

Armaste tu fuerte,

Pretendiste protegerte

Guerreando contra su desarraigo,

Contra su inutilidad.

Dónde te escondiste alma mía?

Qué ocurrió cuando el colapso

En tu mundo se declaró?

Yo pude sentir la derrota.

Pero no me digas, alma mía,

Que la vida te sorprendió,

Que fue un ataque nocturno,

O que en tu espalda

Su cuchillo se hundió.

No te mientas, querido ser destronado.

No me mientas en la cara y por nada.

Declara que fuimos a pelear,

Sabiendo que perderíamos,

Que fuimos fuimos a una lucha

Que tenia resultados obvios

Y anticipados.

Di la verdad, esa que purifica

Lo recóndito de tu existencia.

Di que te enfrentaste,

Porque querías perder,

Porque querías justificar tu retiro,

Tu desaparición...

domingo, 2 de mayo de 2010

Jugamos algunas noches, algunos días también, a pretender que no éramos quienes somos. Yo, aunque sabia y se que pasa por tu mente cuando me besas, que colores se desparraman por tu ser tiernamente, decidí zambullirme como siempre entre vertiginosas mentiras y engaños, hechos por mi, hechos por mi y para mi. Yo, cuando sentía la tibiedad de tus manos tomando mi frágil y despiadado cuerpo, me olvidaba por completo de quien eras, de todo lo que significaban esos aromas que corrían entre nosotros cuando nos abrazábamos fuerte y de repente me decías al oído lo hermosa y excitante que era, por que también vos en el fondo te engañabas, y dibujabas en mi un estereotipo que no me correspondía, que no me delineaba y que nunca lo iba a ser. Yo, me dormía entre tus brazos, con una tranquilidad apabullante, cerrando los ojos del alma, pretendiendo que eras mío, totalmente mío. Yo, cuando era realmente tuya, entre placeres enceguecedores, y ternura inentendible, elegí volverme loca y adicta a tus besos, que recorrían mi cuello avergonzado, para luego ir bajando, estremeciendo mi espalda, que se encorvaba levemente cuando sentía tus labios que se iban enamorando de mi piel, porque solo de mi piel podes enamorarte. Yo, no me podía resistir a tus besos, o a tu mirada que engaña de principio a fin, por las noches que necesitan compañía, que ruegan algunas caricias con amor, o con algo parecido al amor, porque amor ya no entregas a cualquiera, aunque yo no sea de ese tipo. Pero yo, por alguna razón escondía las razones por las cuales me gustaba aferrarme a tu cuerpo mientras te acercabas a mi lado, y cuando te alejabas luego era obvio que no importaba tu persona, ni como me hablabas, ni lo que decías -que lograba enloquecerme, pero nunca, nunca, enamorarme- ni cuanto se notaba que querías estar conmigo, porque era obvio, y demasiado visto y vacío de ética, moral y justicia, el hecho de que solo me gustaba tenerte a mi lado, para sentirme un poco, tan solo un poquito, menos sola en este mundo.

sábado, 1 de mayo de 2010

Cuando Sebastián se fue, decidió dejarle a Josefina tanto rencor para que ella nunca pueda olvidarlo. El eligió un poco, y otro poco no, dejarla sin siquiera un pedacito de primavera, y con tan poco verano, para que ya de nada le sirva vivir. Josefina con esa costumbre conformista, no pudo defenderse ni hacer (casi) nada al respecto (y digo casi, porque cada vez que se acordaba de el- y antes de reconocer que en realidad lo seguía amando- lo maldecía de arriba abajo). Pero lo que ella no sabia- o quizás si sabia y demasiado bien, pero la verdad en ese entonces era como un cuchillo que se le clavaba en el pecho cada vez que ella lograba destaparse los ojos- es que Sebastián había aprendido a desaparecer.

sábado, 24 de abril de 2010

Mira, no pido mucho,

solamente tu mano, tenerla

como un sapito que duerme así contento.

Necesito esa puerta que me dabas

para entrar a tu mundo, ese trocito

de azúcar verde, de redondo alegre.

viernes, 23 de abril de 2010

Me jode mi realidad, me jode sentirme tan sola mientras estoy rodeada de tantas personas, tan lejos de la gran cantidad de masas, que caminan, que se sientan, que te miran, que no te hablan y no te conocen, pero te juzgan, te vuelven loca. Me jode vivir soñando con que alguien me hable, vivir esperando que te dejes de sentir intimidado, o que alguna vez yo te atraiga, o que siquiera notes que estoy al lado tuyo -compartiendo este mismo aire, este mismo mundo, esta misma sed de vida, de sentir- o que no se que hago mal para estar siempre tan alejada del resto. Me gustaría que por una vez te guste, que te agrade mi pelo alborotado, y mi sinceridad exaguerada y mis modismos un tanto vulgares, y que me puedas agarrar de la cintura, porque querés agarrarme a mi, a mi persona, no a mi cuerpo, porque quisiera que una vez quieras el todo y no solo la parte agradable o mas placentera. Quisiera que me puedas mirar con ternura, y que ya no desees el placer inmediato, sino que por una vez valores y aprecies todo lo que hay en mi, que apuestes al placer eterno, aquí, conmigo, por mi.

lunes, 19 de abril de 2010

¿Y qué se yo ahora de tu vida? Sentí como te alejaste, te pude ver mientras caminabas en dirección contraria a mi, a lo nuestro, ví tu espalda que no volteó, sentí como no pensaste en volver, ni siquiera se te ocurrió, ví tu pelo castaño y esos rulos volar con el viento cuando corrías, cuando te alejabas, dejaste ese aroma a perfume importado, ese olor que no se olvida, y ví como toda tu energía histérica, se consumía y desaparecía. Tuve que vivir con el hecho de que no te detuve, no tuve las fuerzas para bajarte de ese frenesí que te llevó lejos de mi. No tuve el coraje para pedirte que te quedaras conmigo en este mundo de frivolidad, responsabilidades y obligaciones. Pero cuando ya te habías ido, yo te llame, una y mil veces, no siempre en la realidad, pero casi siempre así fue, o creí que te llamaba, o quizás siempre estuve gritando que vuelvas a la nada, o llorando como tonta en los rincones, en los rincones y sin vos. Y cuando me canse de llamarte, y cuando fue momento de analizar porque las cosas estaban así, fueron tiempos en los que entendí y no entendí todo, pero me sentí conforme con pensar algunas verdades que sabia que lo eran. Supe que estabas bien, que yo ya no podía y no quería ahogarte, y que siempre ibas a formar parte de mí, porque simplemente hay cosas que no cambian, como todo lo que es nuestro y de nadie más, los recuerdos buenos y esas costumbres chabacanas, que no se pueden borrar.
Comí cereales sola, y tomé leche fría o tibia, todas las tardes y mañanas, y lo sigo haciendo. Creí que si seguía todo igual, quizás volverías, o nada cambiaría. Pero había algo que no era igual. No te escuchaba gritando o cantando, o no estábamos cantando juntas alguna que otra canción, no estabas pidiéndome consejos, ni estábamos hablando hasta altas horas de la madrugada. Estaba yo sentada en la cocina que nos había cobijado un verano entero, ese verano que pareció una vida, y que nos vio crecer y crear lo nuestro. Hoy entro a la cocina, y tomo leche fría (descremada, obvio) y siento todavía esas cosas que se sentían cuando estabas vos todavía, y me pongo a cocinar lemonnies, y me río sola, y parezco y me siento tonta, pero no me importa, porque casi todo me recuerda a vos.
De repente me encuentro durmiendo sola los sábados por la noche. Volviendo de los boliches sobria, y me acuesto directamente, no me quedo con una loca que se lava el pelo para que no se le sienta el olor a vicios, ni tampoco me pongo a charlar hasta las 7 de la mañana de los amores que nunca van a ser, o de amores que esperamos, o que ya no esperamos nada, como yo a veces no te espero a vos. Pero duermo sola, y hasta muy tarde, porque ya no me despiertan tus besos tipo 12, que me decían que tus viejos llegaban, y me hacían levantar entre lagañas y borrachera disimulada, y me hacían levantar feliz, porque no podía ser mas feliz cuando nos mirábamos y nos entendíamos al instante.
Ya no me pruebo 200 prendas antes de salir, ni tengo un guardarropas que varía cada fin de semana porque decidiste caer con 12 bolsas llenas de vestidos, remeras y zapatos, ni me siento como si mi ropa fuera tuya y tu ropa fuera mía, lo mas probable es que me sienta fea y me ponga cualquier cosa, lo primero que encuentre, y si tengo mucha suerte, no abro ese cajón que tiene tu remera blanca, esa que fuimos a cambiar juntas, que me gusta tanto como te queda, y que a vos te gusta como me queda a mi. Pero igual casi siempre me cruzo con esos zapatos negros que son mágicos, y vos y yo sabemos porque.
Tristemente me guardo las anécdotas de las sabanas de los fines de semana, o de los no encuentros, y alguna que otra vez vuelvo a casa, me acuesto y lloro, y pienso que esto significa estar sola. Porque siempre, aunque algun muchacho diga que no, o demasiado si, yo igual tenia tus palabras que me tranquilizaban, me daban esperanzas, se acoplaban a mis lamentos o a mis quejidos, o me ayudaban a salir adelante. Pero ahora me encierro en mis rulos y mi cabeza complicada, y tiemblo porque ya no existe catarsis alguna que pueda reemplazar las nuestras. No existe confianza que se asemeje a la que siento en vos, ni seguridad alguna de que me vas a entender, y ni se te va a ocurrir juzgar, no hay nadie como vos loca, no hay nadie ni nunca hubo alguien que pueda entender a una desquiciada como yo.
Por todo, te entiendo que te hayas ido. Nadie quiere saltar.
Y mi problema hoy (y para algunos será insignificante y estúpido) es que ya no te tengo cómplice, hermana o hija, como te guste. Ya no tengo tus abrazos, ni tus sinrazones para llorar, reír, gritar o bailar. Me quedé con el profundo vacío, y con mucha gente que me pregunta donde estas, y yo realmente no se! ¿Dónde estás mejor amiga? ¿Y qué se yo ahora de tu vida?
Ahora me cuesta bastante cerrar los ojos. No quiero pensar, ni analizar las cosas. Siento que todo duele, que lo mínimo me aniquila, que es demasiado fácil herirme cuando todo es tan confuso. Ahora me cuesta bastante quedarme tranquila, decidir algo, hacer algo. No quiero ponerme a estudiar, ni ir a trabajar, ni nada: Todo me parece demasiado vanal, porque estas vos y vos, y nosotros que se desmorona, y si pienso tan solo un poco, ya puedo ver algunos escombros, ya puedo ver como todo se desajusta y se aleja. Pero no entiendo nada, nada de nada, y no tengo ganas de entender, ni pensar que esto es real. Me encapricho y me ocupo en no pensar, porque es increiblemente difícil seguir aceptando las cosas como son. Ahora me cuesta demasiado cerrar los ojos de nuevo, porque no quiero dormir, porque no quiero hablar de esto, no quiero escribir al respecto, porque destruye mi alma cada linea, cada palabra y letra, pero destruye aún más cada sentir, cada pequeño sentir que recorre mi mente en esta noche cubierta de hojas desparramadas, viento, otoño, granizo, lluvia, relámpagos, y profunda desesperanza e inevitable desvenir de una vida entera, de un amor (que parecía) eterno y de perdones imposibles, y me cuesta cerrar los ojos, porque si me duermo, y mañana despierto en la misma realidad, ya no existirá la posibilidad de que esto sea un sueño, otra maldita pesadilla, que nos acecha, nos arruina, nos deja tirados, y solos, despiadadamente.